Arrendatario deudor quiere indemnización

Escribo porque una situación se nos ha salido de las manos y ya no sabemos cómo manejarla. Una amiga (29 años) vivía con su pololo (26 años) en Viña del Mar en el departamento del papá de ella, y durante este tiempo él le solicitó compras usando la tarjeta de crédito de ella, dejandole una deuda de más de 2 millones de pesos. Ellos terminaron y ella se vino a vivir a Santiago con su papá, pero luego de un tiempo volvieron. Ella siguió viviendo con su papá y él se fue a vivir a un departamento que la mamá de ella tenía disponible para arrendar. Para que él se instalara usaron muebles que mi amiga compró con su tarjeta, con el compromiso de palabra de que él le pagaría posteriormente. En el proceso volvieron a terminar, pero él siguió en el departamento.

Durante el tiempo que él vivió en el departamento (alrededor de 4 meses) no pagó ni un mes de arriendo, y dejó una deuda en cuentas y gastos comunes de alrededor de $600.000. Cuando la mamá de ella quiso presionar para que le pagara, él concertaba reuniones a las que no iba, repetidamente. Llamaba por teléfono diciendo que en realidad tenía el dinero en acciones y que por eso no podía pagar las cuentas, y todo tipo de excusas. Finalmente la señora decidió pedirle que dejara el departamento para que ella lo pudiera arrendar a otra persona y el decidió irse de viaje. Cuando habían pasado más de 2 semanas y él no apareció, la señora decidió sacar las cosas del departamento (las dejó en la bodega) y cambiar la cerradura. Le avisó telefónicamente y le dijo que le devolvería las cosas cuando le pagara las cuentas que dejó impagas, no refiriéndose al arriendo sino a las cuentas.

A partir de ése momento él comenzó a amenazar sistemáticamente, al parecer tiene amigos que forman parte del cuerpo de carabineros, con los que ha concurrido a distintas partes a buscar a la dueña del departamento. Ella le ofreció devolverle las cosas personales como ropa y otras cosas, pero le tenía que pagar las cuentas para devolverle el resto. En este punto es necesario recordar que las cosas como televisión, equipo de radio y muebles fueron comprados con la tarjeta de crédito de la hija de la arrendataria, cuando ésta aún pololeaba con él, y que en este momento se encuentra endeudada por estas compras.

Paralelamente, él se tornó abusivo con mi amiga (su ex), y terminó con una orden de alejamiento por violencia. También intentó una vez entrar a la fuerza al departamento, empujando a la arrendataria que había en ese momento. No hubo denuncia por este hecho. Finalmente, la dueña del departamento y madre de la ex decidió que ya no quería seguir con el enredo y las amenazas y se contactó con él, momento en el cuál supo que él se había metido a la bodega de ella a sacar sus cosas, ya que según él la encontró abierta (cosa que no puede ocurrir porque la única manera de que la puerta se mantenga cerrada es con la llave). Además dice haber ido acompañado de dos carabineros, probablemente sus amigos, que actuaron como ministro de fe de que él sólo se llevó sus cosas. En el edificio hay cámaras donde deberían estar las imágenes. Este hecho sí fue denunciado.

Para concluir, ella decidió juntarse con él para conversar sobre el resto de las cosas que no estaban en la bodega, con la intención de devolvérselas y acabar con el asunto. En este contacto él afirmó querer hacer las cosas bien, y que le iba a pagar. Cuando se juntaron, él dijo que la señora (mamá de su ex y dueña del departamento, y quien en estos momentos es la persona que está pagando la deuda que adquirió su hija por comprarle cosas a él) lo tenía que indemnizar por haberse quedado sin lugar para dormir y sin cosas. Tal vez sea importante avisar que él tiene familiares en Santiago.

Al parecer ahora a él ya no le basta con que le devuelvan las cosas, sino que quiere indemnización. Esta señora está pensando en la necesidad de contratar una o un abogado, pero esto significaría gastar más dinero de lo que ya ha gastado por este caso. El objetivo en estos momentos es que él deje tranquila a la familia, que detenga sus amenazas y obviamente no tener que pagarle indemnización, además saber respecto de la propiedad de las cosas como para poder venderlas y recuperar algo de la deuda contraída.

Claudia




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *