Demanda civil contra la Armada de Chile

Mi idea es demandar a la Armada de Chile por lo siguiente:  fui funcionario desde el año 1994 a diciembre del 96. Ingresé a la Escuela de Grumetes el 94 y solicité mi retiro voluntario de la Institución a fines del año 95, ya que una se los ideas era estudiar una carrera que me complementara a futuro.

La respuesta que recibí fue negativa y motivó mi decisión de retirarme al tener como respuesta de paté del comandante (DLG/H L***) A*** W*** que “la gente de mar no estaba autorizada a estudiar” sin esgrimir ninguna otra explicación.
Ante esa imposibilidad y al decirle que solicitaría el retiro voluntario a fines del 95 y hacerlo efectivo a contar del 01 de enero del 97, me señaló que mi salida de la Institución sería por la puerta chica.

Por lo que me derivó al Centro de Abastecimiento en Valparaíso, con el objetivo de “analizar más cerca de mi familia mi solicitud”, situación y conversación que ya había sostenido con ellos y que yo materializaría posteriormente en marzo de 1997 mi ingreso a la Universidad.

Durante mi estadía en el centro de Abastecimiento de Valparaíso mi desempeño laboral fue muy bueno, ya que sin tener cursada mi especialidad me desempeñé adecuadamente en el departamento De Control a cargo del Capitán A***, sin tener alguna anotación y mi calificación en lista 1 para el año 96.

Durante el mes de septiembre del año 96 sufrí una crisis nerviosa, que gatilló que bajo prescripción médica debiese tomar antihistamínicos, los que por ende provocarían un grado de somnolencia. Ante ese efecto, solicité a mi jefe de Guardia (sargento 1 Enf. AV) que considera tal situación y evitará darme Guardia nocturna durante el período de tratamiento, a lo que se desentendió he igual me asignó turnos de 04 horas, comenzando a las 00: 00 horas.

Pasó lo inevitable y debido al cansancio de las labores diarias y de la Guardia, me quedé dormido según recuerdo desde las 02: 00 a 02: 20, puede ser menos o más, y fui sorprendido por el sargento que en ese momento estaba haciendo el mismo cuarto de Guardia.

Al otro día, obviamente fui sancionado y se me “hizo justicia”, son considerar ninguna información de salud entregada por mi y se me notificó que mi sanción era de 1 mes de arresto militar en el “Silva Palma”, por el delito del centinela.
Estuve arrestado todo el mes de octubre, las fecha no las tengo claras. En ese período mi madre fue a conversar con el Capitán A*** y él le dijo claramente que (textual) “si su hijo hoy dice que se reintegra a la Institución, yo envío un mensaje naval para que lo suelten inmediatamente”. De esta conversación fue testigo también mi ex esposa.
Ante esta información, yo respondí que no y que no volvería a la Institución, lo que significó que no volviera nuevamente al Centro de Abastecimiento y por ende que siguiera su curso normal mi solicitud de retiro, que fue aceptada en el mes de julio o agosto del 96, pero que en ningún caso condicionó mi desempeño hasta el último día que estuve en servicio.

La resolución del Juzgado Naval fue que debía firmar cada 15 días por un año, a modo de pena remitida. Lo anterior lo cumplí durante el año 96 y 97.
Por tanto y con esa información y realizadas las consultas, mi salida de la Armada no fue muy feliz, pero con la tranquilidad que había cumplido con todo lo impuesto.
Bueno este año, al salir de vacaciones quise con mi esposa actual, salir del país y dirigirme a Argentina, por el paso fronterizo de Neltume y no pude, ya que para mi sorpresa personal de la PDI me indica que tengo una Orden de Arraigo cursada por la Armada, ante un delito cometido el año 96.

Se realizan las consultas desde la PDI al Juzgado Naval de la 1ra. Zona Naval, señalando estos últimos que no puedo salir del país hasta que de cumplimiento de la sentencia, sentencia que yo ya había cumplido totalmente, pero que la Armada no tenía el registro.
Esto obviamente generó la vergüenza, molestia y enojo de mi parte y perjuicio en mi vida, ya que luego pude comprobar ante la Armada que yo había dado cumplimiento.

Al volver a la región de estas vacaciones en el mes de febrero, fui al juzgado naval y me indicaron exactamente lo mismo, que yo tenía orden de arraigo vigente y que estaba en problemas. Insistí que se verificara la información y me señalaron que debía solicitar al juzgado naval el rescate del expediente para analizar mis antecedentes.

Lo hice y esto se demoró app. Un mes, para que recién me respondieran que debían solicitar al CRS de Gendarmería de Valparaíso el cumplimiento de la sentencia.
Finalmente y ante mi insistencia, obtuve por mi cuenta la información de mis firmas en Gendarmería y presenté el escrito u oficio emanado de Gendarmería dónde se ratificaba el cumplimiento de la condena. Luego tuve que esperar que el Juez Naval, luego de una semana emitiera el oficio respectivo, que indicaba que yo ya había cumplido mi sentencia.
A su vez tuve que presentar ese mismo escrito en extranjería de la PDI para levantar el arraigo.

Por otra parte, tuve que realizar el mismo trámite en el registro civil para el levantamiento de los antecedentes. Lo que significó que luego de 20 años mi situación quedara clara, ya que considero que la Armada debió realizar este trámite y alguien no lo ejecutó, generándose toda esta suerte de problemas que me afectó.
Espero su respuesta he indicarme si se puede resarcir de alguna forma los daños y perjuicios que este claro abandono de deberes Institucionales me generó

José




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *