Federaciones olímpícas abogados por deporte

Frecuentemente se dice que la abogacía es una de las profesiones con mayor compromiso social y una de las que más apoyo presta a los grupos vulnerables. Pareciera que las características de nuestra profesión contribuyen a ello, ya que teniendo como factor predominante el intelectual no se requieren equipos ni instrumentos y nuestra entrega es más bien de conocimientos y consejos. No faltan las reuniones sociales en que distintas personas se acercan a consultarnos sus problemas. Lo mismo ocurre con las organizaciones jurídicas, en las cuales siempre se encuentra un abogado de buena voluntad dispuesto a redactar estatutos o asesorarlas.

Así acontece en muchos sectores, pero hoy quisiera referirme a uno de ellos en particular, que es el deporte o más bien el deporte olímpico, en el cual se advierte una notoria presencia de colegas.

El olimpismo o movimiento olímpico es un sistema mundial deportivo dirigido por el Comité Olímpico Internacional (COI), el que a su vez está formado por los miembros COI (son 110, también llamados “los cardenales del deporte”), las Federaciones Internacionales rectoras de cada deporte (son alrededor de 70 y el número va en progresivo aumento) y los Comités Olímpicos Nacionales (son 207, más que todos los países miembros de la Naciones Unidas).

De ahí que se diga que el Comité Olímpico Internacional es la entidad no gubernamental más consolidada del mundo entero y que sus cinco anillos, que representan la unión de los cinco continentes, sea el emblema más conocido en todo el orbe. Hoy día el olimpismo ha llegado hasta las aulas universitarias, donde se le estudia como una verdadera ideología o filosofía de vida que busca combinar en forma armónica los valores del cuerpo y del espíritu. No se crea que el movimiento es sólo deporte. Es deporte, cultura y medio ambiente, que son los tres pilares en que basa su accionar. En cada país forman parte del movimiento las federaciones nacionales afiliadas a las internacionales respectivas, más otras de carácter autóctono.

Muchas horas de entrega

De las alrededor de cincuenta federaciones adscritas y reconocidas en Chile por el movimiento, en más de la mitad existen abogados en sus órganos directivos. Incluso hay colegas que son dirigentes de las confederaciones suramericanas y panamericanas de su deporte. Es obvio que la atención a estas funciones requiere tiempo, dedicación y capacidad. Son mucha las horas transcurridas frente al computador redactando estatutos, reglamentos, actas, cartas, proyectos, programas etc., aparte de dirigir la actividad. Son muchas las horas que se sustraen de la profesión misma y de la vida familiar. Quizás es mucho lo que se deja de ganar. El esfuerzo merece destacarse porque debe saberse que las horas que se dedican al deporte no son remuneradas. La norma 29.1.6 de la Carta Olímpica dispone que los miembros de un Comité Olímpico Nacional no aceptarán ningún tipo de compensación o de gratificación por los servicios que cumplan en función de sus cargos.

Mucho se ha discutido sobre la conveniencia de mantener esta regla en la materializada época actual pero quizás en ella radique la verdadera fortaleza del movimiento. En el olimpismo no se compite por el dinero sino por la gloria.

Un simple vistazo a las directivas de las federaciones permite observar a muchos abogados dedicando su tiempo y capacidad a la causa del deporte. Por ejemplo, y aun a riesgo de omitir alguno ante tan elevado número, tenemos a Alvaro González, Stefano Pirola y José Hinzpeter dirigiendo los destinos del Atletismo, Sky y Tenis respectivamente. En la Atlética tenemos también a Fernando Jamarne; en la Federación Aérea están Tito Muñoz y Patricio Cavada; en Aeromodelismo, Natalio O’Kuintoh; el Automovilismo cuenta con Mauricio Mori Becerra; el Béisbol tiene a Luis Hernández Olmedo; el Bowling, a Sergio Uteau de Vos; en Caza y Pesca está Sergio Navarro de la Paz; en Ecuestre, Antonio Llompart. En el Golf destacan Mauricio Ederra y Sebastián Aninat; en Hockey Patines, Osvaldo Pérez; el Karate cuenta con Jorge Rojas Zamorano; el Remo con Miguel Mendoza; en Rodeo, Ricardo Brancoli; en Rugby, Mario Torres; en Taekwondo Renato González; en Tenis, Rubén Miranda; y en Tiro al Blanco, Claudio Opazo.

Además de ello, en los Tribunales Olímpicos formados por dos salas y una verdadera Corte de segunda instancia cumplen funciones Pedro O’Ryan, Mario Papi, Gerardo Egaña, Cristián Ramírez, Hernán Domínguez, Jaime Mois, Rosario Errázuriz y Miguel Retamal. En otro plano y atendiendo los requerimientos jurídicos del olimpismo nacional están Claudio Opazo, Tito Muñoz y Sergio Vergara.

También la Fundación Probono colabora con el movimiento asumiendo la defensa de los casos de dopaje.
Los antes nombrados son los colegas que en el actual ciclo olímpico, que se extiende desde Bejing 2008 hasta Londres 2012, han tomado en sus manos las banderas del deporte. Muchos colegas lo hicieron también en el pasado y su dedicación fue un verdadero ejemplo para todos quienes los seguimos. Confiemos en que siempre habrá un abogado dispuesto a servir al deporte.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *