Ley de donaciones culturales

¿Qué es la ley de donaciones culturales?

La Ley de Donaciones Culturales es más conocida como la Ley Valdés. Es un mecanismo legal que estimula la intervención privada en el financiamiento de proyectos artísticos y culturales. Este mecanismo está consagrado en el artículo 8º de la Ley Nº 18.985, de Reforma Tributaria y fue aprobado en junio de 1990 por el Parlamento.

¿En qué consiste esta ley?

En el citado artículo 8º, que por sí mismo constituye una ley, no sólo se apunta a poner a disposición de la cultura nuevas fuentes de financiamiento; sino que también encamina a asegurar un acceso regulado y equitativo a las mismas, para beneficiar así a la más amplia gama de disciplinas, actividades, bienes y proyectos artístico-culturales, aprovechando también de fomentar el interés en personas tanto adultas como jóvenes y menores de edad, que deseen llenarse y desarrollarse dentro de la cultura.

Este cuerpo legal establece para Chile un nuevo modo de financiar la cultura, en el que el Estado y el sector privado participan de la misma forma en la calificación y el financiamiento de los proyectos presentados por el gobierno o entidades culturales independientes que se acojan a este beneficio.

De este modo el Fisco aporta un 50% del financiamiento, mediante un crédito equivalente a la mitad de la donación, lo que significa en la práctica una renuncia del Estado al cobro de esa parte del tributo, mientras que las empresas privadas o los particulares deben aportar de su propio patrimonio el 50% restante de la donación para lograra así desarrollar las diversas propuestas que año a año se presentan para fomentar el desarrollo cultural del país.

¿Quiénes se benefician con esta ley?

En marzo del año 2001 se introdujo una modificación legal a través de laque se incorporaron nuevos beneficiarios como organismos comunitarios, bibliotecas y museos privados abiertos al público, siempre y cuando estén administrados por personas jurídicas que no persigan lucro alguno.

Estos nuevos beneficiarios se incorporaron a los anteriormente existentes, entre los que se podían contar: corporaciones y fundaciones culturales sin fines de lucro, universidades, institutos profesionales reconocidos por el Estado y bibliotecas públicas.

Con esta modificación se incorporan además donaciones en especie y se extiende la contribución del Fisco hacia proyectos que sean ejecutados en regiones distintas a la metropolitana, entre otros, lo que permite a su vez el desarrollo de entidades culturales, permitiendo así crecer cada día más aportando una variedad mucho más amplia de cultura para mostrar y entregar.

¿Quién regula esta ley?

Las operaciones se encuentran reguladas en su totalidad por un reglamenta establecido de manera clara y totalmente legal en un articulo publicado en el año 2001, específicamente el día 12 de febrero en el Diario oficial.

¿Qué modificaciones se perciben desde el 2001 a la fecha?

Se permitió y autorizo al Comité Calificador de Donaciones Culturales para aprobar proyectos en los que se autorice la presentación de espectáculos y exposiciones pagadas, siempre que se realice igual número de presentaciones gratuitas del mismo espectáculo y exposiciones.

Se le permitió a la entidad conocida como Fisco la posibilidad de contribuir también al financiamiento de proyectos que sean ejecutados en regiones distintas de la Metropolitana, por instituciones que tengan la sede de sus actividades en la misma región donde se realice la actividad. Los recursos contemplados para estos efectos en la Ley de Presupuestos de cada año, se dividirán en doce fondos regionales, en proporción al territorio y población de cada una de las regiones.

Se autorizó la donación en especies, para aquellos donantes que tributan en Primera Categoría y se permite en algunos casos la donación, en estos mismos términos, para los contribuyentes de Segunda Categoría.
El crédito que se trata este artículo sólo podrá ser deducido si la donación se encuentra incluida en la base de los respectivos impuestos correspondientes a las rentas del año en que se efectuó materialmente la donación.

En ningún caso, el crédito por el total de las donaciones de un contribuyente podrá exceder el 2% de la renta líquida imponible del año o del 2% de la renta imponible del impuesto global complementario y no podrá exceder de 14.000 unidades tributarias mensuales del año.

En otras palabras, cualquier donación en dinero o especies que una empresa realice para financiar un proyecto cultural, previamente aprobado por el Ministerio de Educación (Mineduc), podrá acogerse a los beneficios tributarios que la Ley de Donaciones Culturales otorga.

La empresa podrá descontar del pago de sus impuestos la suma equivalente al 50% de la donación efectuada. Este descuento se hará efectivo en la declaración de impuestos correspondiente al año siguiente de la donación.   Para tal efecto, la empresa necesita un certificado que acredita la donación y que deberá adjuntar en su declaración de impuestos.  Para hacer efectiva una donación y utilizar los beneficios de la ley se debe contar con una Corporación o Fundación autorizada para tales efectos.

¿Quiénes pueden donar y acogerse a los beneficios de esta ley?

  • Puede donar cualquiera, pero solo pueden tener beneficio tributario los siguientes contribuyentes:
  • Contribuyentes de primera categoría con renta efectiva, contabilidad completa y que obtengan utilidades en el ejercicio, lo que deja fuera a todos quienes tributan por renta presunta. Las empresas con más del 50% de participación estatal están impedidas de aprovechar tributariamente estas donaciones.
  • Contribuyentes de impuesto global complementario que declaren ingresos efectivos.

¿Quiénes pueden recibir este tipo de donaciones?

  • Universidades o institutos profesionales, estatales o particulares, reconocidos por el Estado.
  • Bibliotecas abiertas a público general y las entidades que las administran.
  • Corporaciones y fundaciones sin fines de lucro, cuyo objeto sea la investigación, desarrollo y difusión de la cultura y el arte.
  • Organizaciones comunitarias funcionales constituidas de acuerdo al Decreto N° 58 de 1997, cuyo objetivo sea la investigación, desarrollo y difusión del arte y la cultura.
  • Bibliotecas de establecimientos que permanezcan abiertas a público, previa aprobación del Secretario Ministerial de educación correspondiente, que deberá compatibilizar los intereses de la comunidad con los del establecimiento.
  • Museos estatales y municipales, así como privados que estén abiertos al público general y sean de propiedad y estén administrados por entidades o personas jurídicas sin fines de lucro.
  • El Consejo de Monumentos Nacionales, en lo referido a conservación, mantención, reparación, restauración y reconstrucción de monumentos arqueológicos, monumentos públicos, zonas típicas, ya sean en bienes nacionales de uso público, bienes de propiedad fiscal o pública contemplados en la Ley N° 17.288.

¿Cómo funciona este beneficio tributario?

Mediante un crédito por la mitad de la donación realizada, con un tope del 2% de la renta líquida imponible (RLI) o de 14 mil unidades tributarias mensuales (UTM), según el monto que sea menor. Esto implica que el Estado descontará esa cantidad del total de impuestos a pagar por el donante en el mes de abril del año siguiente al de la donación.

No existe un mínimo, pero sí un máximo, de 2% de la RLI o de 14 mil UTM, el que sea menor, por sobre el cual se puede donar, pero sin beneficio tributario, y el exceso es gravado como gasto rechazado, con tasa de 35% en vez de la tasa general de Impuesto a la Renta, sin crédito contra el impuesto personal del dueño de la empresa. La ley también permite realizar donaciones en especies, tanto materiales como inmateriales (prestación de servicios, por ejemplo).

¿Cómo se determina el valor de una donación en especie?

Tratándose de un contribuyente de primera categoría, por el valor que registra la especie en la contabilidad de la empresa. Cuando es un contribuyente de segunda categoría, el valor será asignado por el Comité Calificador de Donaciones Culturales, que podrá pedir un informe de peritos independientes a costas del beneficiario.

¿Hay alguna restricción en el uso del dinero de las donaciones?

Sí, los dineros sólo deben ser destinados a:

  1. Adquisición de bienes corporales destinados al cumplimiento de las actividades propuestas.
  2. Al pago de gastos necesarios para la realización de actividades comprendidas en el proyecto.
  3. El funcionamiento de la institución beneficiaria.
  4. En el caso del Consejo de Monumentos a restauración, mantención y otros, en los casos contemplados por la ley.



Califica este Artículo:
4 / 5 (1 votos)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *