Propiedad intelectual: Derecho moral

Artículo 14. El autor, como titular exclusivo del derecho moral, tiene de por vida las siguientes facultades:

  1. Reivindicar la paternidad de la obra, asociando a la misma su nombre o seudónimo conocido;
  2. Oponerse a toda deformación, mutilación, u otra modificación hecha sin expreso y previo consentimiento. No se considerarán como tales los trabajos de conservación, reconstitución o restauración de las obras que hayan sufrido daños que alteren o menoscaben su valor artístico;
  3. Mantener la obra inédita;
  4. Autorizar a terceros a terminar la obra inconclusa, previo consentimiento del editor o del cesionario si los hubiere, y
  5. Exigir que se respete su voluntad de mantener la obra anónima o seudónima mientras ésta no pertenezca

Artículo 15. El derecho moral es transmisible por causa de muerte al cónyuge sobreviviente y a los sucesores ab intestato del autor.

Artículo 16. Los derechos numerados en los artículos precedentes son inalienables y es nulo cualquier pacto en contrario.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *