Aspectos Jurídicos de las Aspiraciones Marítimas Bolivianas

La primera impresión, que luego se confirma a medida que avanza la lectura, es que este libro de Diego Lira es el más completo de los que se han escrito sobre el delicado asunto de las relaciones chileno-bolivianas.

Desde las primeras páginas, dedicadas a los títulos coloniales de Chile y Bolivia en el desierto del norte, se nota un afán de seriedad constructiva que el autor exhibe también en los restantes capítulos del libro, tan alejado de las estridencias de algunos comentaristas de ambas partes, que así han postergado nada menos que por un siglo el avance de las negociaciones.

Aspiraciones marítimas

Diego Lira expone en un solo volumen los diversos aspectos jurídicos de las aspiraciones marítimas bolivianas, desde que Chile y Bolivia eran colonias españolas, y en los primeros años de su vida independiente, a saber, los tratados de 1866 y 1874, estos últimos, piezas fundamentales del juicio, con una prolijidad que en Chile no siempre se hace.

Terminada la Guerra del Pacífico, luego de los tratados de 1895, Bolivia pierde su salida al Océano Pacífico. Entonces, existió la posibilidad de que el país altiplánico se quedara con parte de Tacna o Arica o, en su defecto, con caleta Vítor, lo que lamentablemente no prosperó.

Las negociaciones posteriores a la Guerra de 1879 terminan con el tratado de 1904. Bolivia acepta quedar sin litoral y Chile toma ciertas obligaciones en su lugar. Hay un vencedor y un vencido.

Lira termina este capítulo con las siguientes palabras: “El tratado de 1904 no le hace renunciar a Bolivia a una aspiración que se traduce en el derecho de solicitar de Chile un acceso soberano al mar”.

La segunda parte de este libro, analizado ya el diferendo, avanza en el derecho actual aplicable a su solución. Se trata de valiosas reflexiones que van más allá de los estudios que habitualmente se hacen en el asunto internacional que nos ocupa. El nuevo Derecho del Mar da clara muestra de preocupación por los países mediterráneos y el aprovechamiento de las riquezas marinas, especialmente a partir de la declaración de Barcelona de 1921 y de la Convención de la Alta Mar de Naciones Unidas de 1958 y los acuerdos adoptados por las Conferencias de los Estados sin Litoral desde 1974, antecedentes todos que Lira estudia a fondo, dándonos a conocer las novedades en la materia y las dificultades que deben solucionarse para el uso efectivo de una salida al mar de los Estados sin litoral.

El estudio de Diego Lira termina resumiendo las diversas negociaciones chileno-bolivianas, su paralización, el retiro de embajadores y la ruptura de relaciones diplomáticas más de una vez.

El interés del Perú para hacerse parte en Arica ha complicado las cosas. Como dice Lira: “El planteamiento peruano constituye un serio obstáculo a la negociación chileno-boliviana”. Sin embargo, y a pesar de lo anterior, Lira ve todavía posibilidades reales de conversación para el norte de Arica, siempre que Chile y Bolivia tomen conciencia sobre la exacta verdad histórica y jurídica, y la solución cuente con la simpatía de ambos pueblos. Así termina su completo libro Diego Lira.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *