Deporte cinegético

Concepción legal

En el art. 15 de la ley 22.421/81 se entiende por caza: “la acción ejercida por el hombre mediante el uso de artes, armas y otros medios apropiados, persiguiendo o apresando a ejemplares de la fauna silvestre, con el fin de someterlos a su dominio apropiándoselos como presa, capturándolos, dándoles muerte o facilitando estas acciones a terceros”. También establece el art. 266 del decreto/ley 10.081/83 del código rural bonaerense, con las modificaciones introducidas respectivamente: “La caza de animales de la fauna silvestre, su persecución o muerte, sea cual fuere el medio empleado o el lugar donde se efectuara…”. En conformidad con las disposiciones contenidas en este código y sin prejuicios de lo descripto en los art. 2540 y concordantes con el Código de Comercio, la ley nacional de fauna 22.421/81 especifica la competencia y otorga los ajustes a las provincias para el manejo concerniente a la caza, otorgándosele a las mismas discreciones administrativas sobre el particular.

Ahora bien, queda abierta la puerta a la depredación indiscriminada, la matanza sistemática de animales con dudoso control administrativo cuando señala “y otros medios apropiados o cualquiera fueran estos”. Lo cual fue convalidado por los magistrados Llorente, Salvini, Böhm de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, sala 2da, en el caso Fiscal Arredondo Alberto s/Infracción ley 22.421 s/ casación/2006 Exp. 86387 cuando dice que “el empleo de una moto-enduro para la captura y posterior muerte de un animal silvestre encuadra en el supuesto previsto por el art. 15 de la Ley 22.421, dado que la norma hace referencia a otros medios apropiados. Consecuentemente tal acción debe ser considerada dentro del concepto de caza”.

En España se define a la caza deportiva como el ejercicio que depende del respeto a la regla llamada “la medida crítica de escape”2, que radica en la posibilidad de darle a la presa oportunidad de huir del cazador que la codicia. A continuación haremos énfasis en lo que consideramos debe ser el deporte cinegético, como forma de capturar presas y en aras de la manifestación por la primera opción de la ley, cuando dice “el uso de artes”.

Historia de la cetrería o volatería

Con la finalización del medioevo y el ingreso de la pólvora como parte complementaria en la fabricación de armamentos y, en consecuencia, con la posibilidad de arrojar proyectiles a velocidad, la volatería queda circunscripta a África (mundo árabe), Europa (Inglaterra) y ciertas regiones del Asia. Estos lugares generalmente mantienen una tradición en sus costumbres y debido a ello este arte fue conservado en su folclore.

Se llama cetrería al arte de criar, domesticar, enseñar, cuidar y curar a las aves rapaces para cazar con ellas, que se ejerce en “bajo vuelo” o en “altanería”2. No todas las aves están capacitadas para cazar en las dos modalidades señaladas. Solamente los halcones pueden incurrir en los dos estilos. Para el bajo vuelo, son pájaros que salen raudamente del puño del maestro y que no acostumbran alejarse mucho para realizar persecuciones cortas y fulgurantes como son las águilas y las familias de los gavilanes. En altanería los falcónidos se emplean liberándolos del puño del maestro para que gane altura. Y con el apoyo de perros de muestra se levanta la presa oculta entre la maleza o escondite para ser batida por la rapaz en pleno vuelo; como también así, lanzar el ave al espacio para la persecución y captura de otras volátiles.

El adiestramiento de las rapaces consiste básicamente en dos etapas. Primero, la mansedumbre total para que el pájaro pierda toda reacción de temor hacia el hombre. La segunda es la educación que se sostiene bajo el principio del reflejo condicionado en complemento con otras técnicas, descubrimiento que confirmó años después el neurólogo ruso Iván P. Pavlov. Como a la rapaz se la prepara como un animal de competencia se deben observar pautas de permanente entrenamiento, musculación, control de peso y mantenimiento en general; entre otras cuestiones.

Los falconiformes están representados en la argentina por medio de las familias cathartidae, pandionidae, accipitridae, falconidae. Para algunos autores palconidea, pasaría a ser subfamilia de accipitridaes, por lo tanto quedarían tres familias en ese orden y 62 especies. Agrupa a aves de diferentes tamaños y algunas pequeñas de 20 cm. de largo como el gavilancito blanco hasta grandes como el cóndor de 1.20 metros, 3 metros de envergadura y 10 a 12 Kg. de peso o más3. Las hembras acusan deformidad sexual, es decir, mayor tamaño que los machos. Esta diferencia aumenta entre los accípitres y algunas águilas4. Son pocas las especies de rapaces aptas para este deporte.

Algunos imponderables de la ley

Las raleas adiestradas son predadores naturales como las rapaces y canidos. Por lo tanto, su utilización para el ejercicio deportivo de la cacería permite un racional equilibrio sobre la fauna. De allí que habría que resaltar la necesidad de que en la caza se utilicen medios como los señalados con el fin de erradicar el incremento o el ingreso de armamento cada vez más sofisticados que desechan la posibilidad del rito en el batimiento, incumpliendo de esta manera con “la medida crítica de escape”.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *