Escuela de Mediación del CPACF Génesis y futuro

Cuando en algunos ámbitos académicos, judiciales y legislativos en los años noventa se comenzó a mencionar la “Mediación”, era frecuente escuchar frases como: “Se privatiza la justicia”, “se cercena y encarece su ingreso”, “es un invento de los americanos, acá no va a funcionar”. A su vez, muchos abogados se preguntaban, con cierto escepticismo: “¿Qué pasará con nuestros honorarios?”

Todos estos comentarios no se vieron corroborados ni avalados por la experiencia recogida en la mediación prejudicial que comenzó aun antes de la vigencia de la Ley 24573. Se sancionó en octubre de 1995 con la aplicación obligatoria en causas civiles y comerciales y, más tarde, en abril de 1996, se extendió a todo el ámbito de la Capital Federal, con muy buenos resultados -conforme las estadísticas de aquellos años-.

Esas visiones provenían de un determinado sector de abogados, jueces y académicos que percibían a la Mediación como una amenaza al tradicional concepto de ejercicio profesional. Resultaba necesaria la capacitación acerca de esta institución novedosa que era una alternativa al proceso judicial para resolver conflictos.

El proceso de institución

El 25 de abril de 1996 los medios periodísticos señalaban que se habían sorteado ocho mil expedientes en la Mesa General de Entradas de la Cámara de Apelaciones en lo Civil por la premura de los abogados para iniciar las demandas antes que entrara en vigencia la ley. Simultáneamente, el Colegio Público iniciaba sus primeros cursos de formación de mediadores con cinco docentes convocados a tal fin en el año 1995, quienes diseñaron los primeros programas y comenzaron la novedosa capacitación en las sedes de Lavalle 1220 y Juncal 931. Dos actitudes frente a la nueva situación… la mediación ya estaba en marcha.

En ese entonces el Consejo Directivo del Colegio estableció la necesidad de constituirse en entidad formadora que sostuviera la incumbencia exclusiva de los abogados en la mediación prejudicial, promoviendo la excelencia profesional. También se contempló que su acceso no estuviera limitado por razones económicas.

Estos principios se mantuvieron y consolidaron con el plantel de docentes que fue incorporándose a la Escuela de Mediación en 1997 y 1998. Eran tiempos de dudas e inseguridades, sin embargo las sucesivas Comisiones Directivas conservaron y consolidaron estos principios, dinamizando un cambio histórico en la práctica jurídico – social.

Ampliar el campo

A partir de la experiencia piloto iniciada en el año 1992 que abarcaba inicialmente a diez juzgados civiles de familia, se implementa en la Capital Federal la enseñanza de la mediación, sus técnicas y herramientas para ser empleadas en el proceso de mediación prejudicial. Luego su aplicación se extendió a conflictos planteados en otros ámbitos, por ejemplo la mediación escolar, empresarial, comunitaria y más recientemente al ámbito penal.

La formación en la materia

Los distintos cursos que la Escuela ha desarrollado están destinados no sólo a quienes quieran dedicarse a mediar, sino también a los abogados que quieran conocer cómo actuar y negociar colaborando en las mediaciones a las que concurren como letrados.
La instrucción básica finaliza con pasantías durante las cuales los concurrentes observan mediaciones en tiempo real, a través de la Cámara Gesell y reflexionan sobre lo que presenciaron, conducidos por los docentes bajo una estricta confidencialidad.

No hay duda alguna que han sido los mediadores abogados quienes aplicaron, como ninguna otra disciplina, estas técnicas con rigor y contribuyeron a evitar que se produjera un crecimiento exponencial de los juicios. En tal sentido el aporte de la Escuela de Mediación del Colegio Público de Abogados ha sido excepcional. En efecto, por su ámbito han pasado más de diez mil alumnos que han recibido una variada y amplia preparación. Teniendo en cuenta que hay en ejercicio alrededor de cuatro mil quinientos abogados mediadores, sumado a los conciliadores laborales, se advierte la importancia de la institución.

La Escuela de Mediación del CPACF es la única entidad formadora dirigida exclusivamente a abogados y la que reúne en Hispanoamérica la mayor experiencia y desarrollo pedagógico en materia de mediación prejudicial. Esta circunstancia, resultado del esfuerzo mancomunado de autoridades, docentes y personal administrativo, ha permitido implementar una serie de acuerdos de asistencia pedagógica a distintos Colegios colegas del interior del país y del exterior (tal es el caso reciente de la provincia de La Pampa, anteriormente se brindó ayuda a San Juan y a Mendoza). Estas experiencias fueron muy motivadoras y enriquecedoras por ello las ampliaremos en próximos números de la revista.

Resulta oportuno mencionar que, a lo largo de estos años y en distintas gestiones colaboraron con la Escuela desde la dirección de la misma: el Dr. Oleg Mikhnó, Dr. Roberto Punte, Dr. Mario De Ipola como director de la Escuela en varios períodos y actualmente ocupa ese cargo la Dra. Raquel Lerer.

Próximas metas

Contamos con un número importante de proyectos para los próximos períodos, entre los que se destacan: la programación de especialidades, la actualización de las existentes, la mejora y ampliación de los cursos de capacitación continua, la progresiva extensión del dictado de cursos en horarios nocturnos para facilitar el acceso de los profesionales colegiados, el vínculo e intercambio académico con la Escuela de Posgrado, cursos de perfeccionamiento en materia pedagógica para el Cuerpo Docente, y la organización de jornadas y eventos con los estamentos de Mediación del CPACF.

Con la actual gestión del CPACF, la docencia y capacitación brindada a los colegiados ha tomado nuevo impulso. Para las actividades se asignó la sede Juncal 93 1. Es constante el apoyo y estímulo del Presidente de la Institución Dr. Jorge Rizzo, de la Vicepresidente Dra. Laura Calógero y de la Coordinadora General de Mediación Dra. Graciela Montenegro.

Autoridades y cuerpo docente

Para finalizar no podemos dejar de mencionar los profesores que actualmente ejercen en la Escuela de Mediación, encargados del dictado de los distintos cursos que componen la currícula de la Escuela, el diseño de los programas a ser homologados por la autoridad de aplicación, el aporte de material didáctico y su actualización permanente. Son destacados profesionales en los distintos campos de la mediación y la docencia.

Es grato recordar de dónde partimos y no perder de vista hacia dónde vamos… hay nuevos desafíos, nuevas conflictivas, cambios sociales y jurídicos complejos para los cuales debemos estar preparados y de esa forma poder brindar nuestro aporte institucional y profesional. Se hizo mucho, pero aún quedan numerosos objetivos por alcanzar.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *