Separación y pensión alimenticia

Tras 3 años de convivencia y 6 años de matrimonio, bajo el régimen de participación en los gananciales, y con una hija en común de 4 años, mi matrimonio llegó a su fin, la El problema es que en los 9 años de convivencia yo no he trabajado, por lo menos no en forma remunerada, no tengo ahorros, ni a donde irme con mi hija y la casa en la que vivimos es de mi marido desde antes de casarnos, de hecho él la adquirió con el fin de vivir juntos en septiembre del 2002, y por su puesto no tiene ninguna intención de dejar su casa.

Ahora mi consulta es: ¿qué probabilidades hay de que se le pueda obligar legalmente a darnos a la niña y a mí la mitad de su sueldo para pagar un arriendo y vivir o de lo contrario a dejarnos la casa y darnos el tercio de su sueldo para mantenernos, mientras yo me las arreglo para generar dinero y cuando lo logre volver a reajustar la pensión?

Mi vida siempre giró en torno a mi pareja y su familia, me dediqué en cuerpo y alma a cuidar de él, de su familia y de su casa en ese orden, hasta que nuestra hija nació y ella se convirtió en mi prioridad y la relación se terminó de desgastar, producto del poco apoyo que recibí de su parte en el cuidado y dedicación hacia la bebé. Bebé que tuvimos porque producto a la pérdida de un familiar directo, mi marido estaba evidentemente deprimido y le dio el apuro por ser padre y yo que a esas alturas de mi vida ya había renunciado a la idea de ser madre, cedí a intentarlo y me embaracé, con la promesa de su parte de compartir la responsabilidad y apoyarme cuando él estuviera en la casa. Promesa que no cumplió y la relación que ya estaba muy desgastada, al verme sola enfrentando este enorme cambio en mi vida, se terminó de morir lo poco que quedaba de amor de mi parte hacia él.

Carmen




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *