Teoría Política y Constitucional

En la obra el autor pone de manifiesto su preocupación sobre las reformas institucionales necesarias para un estado de derecho. Estudia el funcionamiento de las instituciones constitucionales. Cita a su maestro, el Dr. Jorge Reynaldo Vanossi, que previene acerca de las dificultades que suelen distorsionar la unidad del derecho llevando al sistema social a un estado de anomia, es decir, de mal funcionamiento del sistema jurídico como factor de control social.

No olvida la reforma constitucional realizada en 1994 con los decretos de necesidad y urgencia y la coparticipación, quejándose de que en ninguna de estas cuestiones, como en tantas otras, hubo un debate previo y objetivo. A su vez, resalta los problemas de seguridad jurídica y desventajas del funcionamiento colectivo y, por otro lado, la realización de planes individuales de vida, siendo necesario un marco de orden y seguridad con el fin de que las sociedades se desarrollen. Para ello el jurista tiene un desafío que requiere la ponderación permanente y el equilibrio entre valores y normas.

Con realismo y utilidad práctica, pasa revista a diversos tópicos tales como: la Teoría de la Obligación Política, de la Democracia, del Gobierno y de la Constitución. En el capítulo sexto desarrolla la temática del Estado y la Economía. En ese espacio versa sobre un tema al que ya nos tiene acostumbrados dado que también se explayó al respecto en su obra Derecho Constitucional Económico. Continúa con el estado en tiempos de transformación, encarando la problemática del rol del Estado en la defensa de la competencia.

La emergencia y el mercado son temas tratados en los capítulos octavo y noveno.

No olvida los sistemas electorales, sobre los cuales debemos resaltar que trasunta la experiencia, no sólo como jurista, sino también como magistrado de la justicia nacional.

En el epílogo se pregunta qué nos pasa y responde, siguiendo a Ortega y Gasset que escribió que en las grandes crisis históricas no sabemos lo que nos acontece, que precisamente esto es lo que nos sucede: no entender lo que nos pasa. Enumera las distintas crisis que se han sucedido, como la del estado liberal, del estado del bienestar, del estado de derecho y del estado a secas, a las que se agregan la crisis de representación y las económicas.

Distingue la legitimidad de origen de la de ejercicio, señalando que es mucho más grave la llamada de ejercicio, y la preeminencia de la sociedad frente al estado y del mercado sobre la política, siendo necesario el refuerzo frente al debilitamiento de las instituciones.

Respecto a las conclusiones que da el Dr. Dalla Vía sobre el sistema electoral, considera que ningún procedimiento es neutro. Sostiene que es necesario sincerar el discurso y desmitificar los temas en debate. Todo mecanismo que se adopte produce determinadas consecuencias y tiende a favorecer a uno u otro modelo, sea de mayorías o de minorías, de ahí la importancia de saber hacia dónde se quiere ir, cuál es el rumbo.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *