Tratado de Responsabilidad Extracontractual

Es bien conocida la expansión que ha sufrido en el derecho occidental la disciplina de la responsabilidad por hechos que causan daños. Muchos factores se aunaron para dar paso a un crecimiento exponencial de las expectativas de reparación de las víctimas, con nuevas formas de perjuicio hasta hace poco omitidas o ignoradas, un fuerte repunte de la litigiosidad y de la jurisprudencia y, con ello, una enorme proliferación de monografías, manuales, tratados y escritos jurídicos doctrinales sobre la materia. El “boom” de la responsabilidad, que en nuestro país estamos viviendo todavía incipientemente, junto con sus ventajas de mayor protección a las víctimas, plantea fuertes riesgos.

Como señala Busnelli, el derecho de la responsabilidad en su regulación decimonónica se asemejaba a una obra de regadío con canales y compuertas definidos; durante el siglo XX el agua conducida aumentó y aumentó hasta desbordar los canales tradicionales y discurrir por todo tipo de terrenos sin orden ni dirección. El entusiasmo por este desborde fue en su momento intenso y encubrió las deficiencias prácticas y la desvalorización de la labor jurídica que implicaba. Pero ha llegado la hora de tomar conciencia de las disfuncionalidades de este desarrollo inorgánico e hipertrófico.

En este gran movimiento del derecho comparado podemos insertar la obra de Enrique Barros sobre la responsabilidad extracontractual en el derecho chileno. Se trata de un libro al que el autor ha dedicado largos y pacientes años de estudio y reflexión compartida con alumnos y ayudantes. Es ésta una obra monumental, no sólo por su envergadura física, ya que tiene más de 1.200 páginas, sino también por el contenido y el acopio de fuentes, que sin duda no defraudará las expectativas del lector.

Barros reivindica la función y naturaleza específica que debiera reconocerse a la técnica de la responsabilidad civil por daños ilícitos. Los desbordes que apuntábamos parecen provenir de una instrumentalización que sufrió la responsabilidad -y sigue sufriendo- con el objeto de que por su intermedio se busque la consecución de fines colectivos cuya realización no corresponde al derecho privado. Cuando se pone el acento en la culpa del autor del daño y la indemnización es entendida como sanción, la estructura de la responsabilidad se contamina con esquemas propios de la filosofía política o moral, y el sistema civil de daños se mimetiza con el derecho penal que busca el control de las conductas sociales y la prevención de ilícitos.

Por otra parte, aquella tendencia que pone el énfasis en la víctima y quiere reparar el daño con cargo a quien sea y finalmente en la sociedad toda, ya sea a través de impuestos o seguros obligatorios, termina por confundir la responsabilidad civil con el derecho público de la seguridad social. Muy interesantes son los comentarios y reflexiones que realiza Enrique Barros sobre la recomprensión que la teoría del Análisis Económico del Derecho ha propuesto del entero sistema de torts. Parece ser un nuevo caso de distorsión del instrumento de la responsabilidad civil para la obtención de finalidades ajenas a su índole natural, ahora de carácter económico: optimización de los recursos y ahorro de los costos.

Según el autor, el rescate de la auténtica dimensión de la responsabilidad civil parece residir en volver a pensar en el tipo de justicia que pretende lograr un sistema de reglas que impone a una persona el costo de la reparación del daño de otras. Demostrando una vez más la perenne actualidad de los clásicos, argumenta que la fórmula para descubrir la lógica interna de la institución jurídica de la responsabilidad está en el concepto aristotélico de “justicia correctiva”. Para que haya un derecho privado de la responsabilidad, el daño no puede ser indemnizado indiscriminadamente, sino por alguien y hasta aquella medida en que pueda ser estimado justo, correcto, fundado. Barros sigue los derroteros generales de la actual doctrina comparada que piensa que el criterio de imputación que cierra la relación interpersonal entre autor del daño y perjudicado es la culpabilidad: en su doble versión de dolo y culpa.

Ello no significa un regreso a la interpretación subjetivista de la responsabilidad, pues se propone un concepto normativo de culpa que objetiviza este concepto como infracción de un deber de cuidado que incluso puede surgir de fuentes extralegales. Las páginas dedicadas a la exploración de los contornos de la culpa extracontractual, incluyendo la actuación por omisión, serán de gran utilidad dogmática y práctica. Tampoco se excluye que la justicia correctiva pueda satisfacerse con presunciones de culpa o con supuestos de responsabilidad estricta (sin culpa), especialmente cuando se trata de daños causados por empresas o actividades de peligrosidad extraordinaria.

Imposible es en esta apretada reseña dar cuenta de cada una de las múltiples opiniones, sugerencias y reflexiones que se van desplegando a lo largo del tratado. Sólo por mencionar aquellas que más impactan por su originalidad, podemos señalar el rechazo que el autor hace de la antijuridicidad como elemento del delito o cuasidelilto civil; la crítica a los intentos de unificar la responsabilidad contractual con la extracontractual; la innovadora y sugerente interpretación del Art. 2329 del Código Civil y la llamada presunción por el hecho propio; y el exhaustivo tratamiento de la afectación de la honra y la vida privada, en páginas que bien podrían constituir una monografía independiente.

No sólo los profesores, sino también los jueces y abogados apreciarán los lúcidos y documentados análisis que el autor hace de numerosos estatutos especiales como la responsabilidad médica, accidentes del trabajo y del tránsito, vicios de construcción, responsabilidad de directores de sociedades e ilícitos contra la libre competencia. Es posible que en esta parte la pluralidad de fuentes, y sobre todo la doble mirada al common law y al derecho europeo, especialmente alemán, haya ocasionado que las soluciones propiciadas no sean claramente armonizables y reconducibles a esa racionalización general de todo el sistema de responsabilidad que el libro pretende.

La sistematización de los distintos capítulos, párrafos y números y el elegante y a la vez claro estilo de redacción del autor hacen de la lectura del Tratado una labor grata al espíritu y provechosa para la cultura jurídica general. Hemos de agradecer también que la Editorial Jurídica haya incluido la obra en un solo volumen que concluye con un estupendo índice analítico que facilita la consulta.

Era un tópico entre los juristas chilenos que el libro de Arturo Alessandri, De la Responsabilidad Civil Extracontractual en el Derecho Civil Chileno, escrito en 1943, se mantenía hasta ahora como la obra insuperada en el tema, más allá de los esfuerzos parciales de los últimos años por modernizar su tratamiento. Después del Tratado de Barros ya no podrá seguir afirmándose lo mismo. Su libro es claramente una obra que supera el hito marcado por Alessandri -¡ya era hora!- y, más aún, permite a la doctrina chilena exhibir con orgullo un fruto maduro y sustancioso que está a la altura de la mejor literatura jurídica internacional.




Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *