Abogados en Hualañé

Los fundamentos principales sobre la función de los abogados, son expuestos para ayudar a la comunidad en su tarea de fomentar y garantizar la función apropiada de los abogados, tienen que ser tenidos en cuenta y acatados por las autoridades en el contexto de su legislación y práctica nacionales, y tienen que apuntarse a la atención de los juristas como también de otras personas como los jueces, fiscales, miembros de los poderes judiciales además del el público en general.

Garantías para el desempeño de la profesión

Cada vez que la seguridad y derechos de los abogados sea amenazada por causa del ejercicio de sus labores, tendrán de las autoridades protección y resguardo fundamental para seguir con su actividad profesional.

Las autoridades aceptarán y respetarán la confidencialidad de cada una de las conversaciones entre los abogados y sus clientes, en el contexto de su vínculo profesional.

Los abogados, como los demás patriotas, poseen derecho a la libertad de expresión, religión, asociación y reunión. En particular, tendrán derecho a participar en el debate público de temas relativos a la legislación, el impartimiento de justicia y la promoción y el resguardo de los derechos humanos, así como a reunirse o ser parte de grupos locales, nacionales o internacionales y asistir a sus juntas, sin contar con limitaciones laborales a raíz de sus actividades o de su posición de integrante de una organización lícita. Dentro del ejercicio de éstos, los abogados siempre obrarán de conformidad con la ley y con las reglas y normas éticas que se reconocen a su actividad.

Abogados en Hualañé Servicios

Nuestra filosofía es seriedad, dedicación, transparencia y tiempo

La función del abogado tiene una gran significación en el desarrollo de una sociedad y lograr hacer de la justicia base de la democracia en un país. Existe una relación imprescindible entre el desempeño de la abogacía y las normas de ética profesional. Esto solo se logra con una vocación de servicio hacia los clientes y a la sociedad y con respeto a las normas deontológicas. La abogacía tiene una función social significativa y fundamental para alcanzar la justicia y el bien común en la sociedad.

El abogado por tanto tiene que saber la ley, perseguir la justicia y ser prudente. El abogado es un intérprete de la norma judicial, aunque recordemos que las normas legales son de tipo general y necesitan que sean precisadas y aplicables al caso práctico. El abogado es quien primero interpreta la normativa y propone su utilización al juez ; además es quien está a cargo de la responsabilidad del procedimiento y de interponer los medios contra las condenas que no se ajustan a la ley. Para ese análisis requiere todos los conocimientos científicos y para que pueda ser aplicada en la práctica, necesita los conocimientos del arte o de la trayectoria o praxis del propio abogado.

el abogado además de los jueces y magistrados, participa en la actualización de la justicia para conseguir la seguridad judicial. De igual modo el abogado tiene que estar en contacto permanente con la autoridad legislativa, para ayudar en la creación de leyes, porque además tiene experiencia práctica en la aplicación de las normas.

Por otra parte, el abogado debe tener en cuenta el afianzamiento de la invulnerabilidad jurídica como uno de los principales propósitos del derecho, y para ello es necesario que el abogado tenga un conocimiento actualizado, por medio de la preparación profesional constante en cada uno de los aspectos del derecho, y para esto es necesario el que el abogado cuente con un sistema de colegiación adecuado, que le facilite su actividad.

¿Cómo hallar abogados a bajo costo?

Lo cierto es que estos trabajos por lo general no son económicos. El alto tiempo que los abogados ocupan en trámites, analizando documentos, hablando con personas que puedan ayudarle a resolver los casos, y otras tantas miles de acciones que estas personas llevan a cabo para lograr buenos resultados, hace que sea de los servicios públicos más caros que existen en el mundo.

Sin duda alguna que hay muchas personas que hacen lo posible por conseguir a un abogado de forma particular, porque es un servicio más personalizado que si se dirige al tribunal de justicia correspondiente a su sector, pero ¿qué ocurre cuando alguien no cuenta con los recursos para costear estos servicios? Solamente está la opción de acudir a las instituciones públicas. Si desea también tiene la posibilidad de presentarse ante el tribunal de justicia.

Estamos concientes de que usted es un cliente con requerimientos progresivamente complejos. Es por esto que nuestros abogados disponen de postgrados nacionales o internacionales y el manejo generalizado de un segundo idioma. Las exigencias del medio nos han demostrado que, incluso cuando históricamente la práctica individual ha distinguido a la actividad legal nacional, la efectividad en la actualidad está vinculada con la ejecución legal asociativa, con divisiones formadas por un equipo de abogados que se interrelacionan y se destacan en sus respectivas áreas.

De esta forma, cada uno de los miembros en nuestro equipo de asesores y abogados están capacitados para solucionar todas las necesidades legales de nuestros clientes. La asistencia jurídica es uno de los campos más difíciles de la profesión. Debe haber confianza recíproca entre abogado y cliente. La persona o la institución consultante creen en el consejo que le da el profesional y él a su vez confía en los hechos que le narra la persona. Hay entre ambas partes, pues, una obligación de honestidad que nuestros abogados expertos comparten con sus clientes.

Los mejores abogados

Considerando el gran número de profesionales en leyes puede parecer simple hallar a uno especialista que se haga cargo de nuestro caso, no obstante esto rara vez ocurre, y la mayoría de las veces es realmente difícil encontrar a la persona adecuada.

En el caso de los juicios de trabajo, raramente los clientes se encuentran en situación de hallar al abogado adecuado debido a la presión del tiempo y del dinero que hay que pagar por una asesoría completa. Un abogado diestro y capacitado en una área puede no serlo en otra, a causa de la enorme complejidad de los sistemas judiciales en general y del nuestro en particular, uno de los más complicados del mundo.

Somos un Estudio Jurídico Integral, compuesto por un distinguido y calificado grupo de abogados especializados en distintas materias de Derecho que, con perspectiva innovadora, ejercen y propenden el Derecho que nuestro país espera y necesita.

Por medio de nuestros servicios, con honestidad y eficiencia, brindamos a los clientes soluciones integrales a medida y con un alto valor agregado, permitiéndoles de esta manera solucionar sus asuntos con la más recomendable estrategia.

Nuestra meta es la satisfacción de los clientes. A esos efectos, Ud. todo el tiempo será atendido por un abogado que lo asesorará en todos sus asuntos.

Asimismo, en favor de un perfil conciliador, no asumimos la judicialización de los conflictos a través del litigio, sino que bregamos por una resolución alternativa de las controversias.

Consejos al ir a la consulta

  • Concierte con el abogado de manera específica el tiempo y valor de la consulta.
  • Reúna todos los documentos que posea y crea que puedan relacionarse al tema que quiera tratar. Llévelos el día de la consulta con el fin de que el profesional pueda revisarlos.
  • Es eficaz confeccionar un breve escrito, como esquema cronológico, sobre su caso con el fin de que sirva para ubicar al abogado. Puede incorporar al mismo nombres, direcciones y teléfonos relacionados.
  • Sea puntual. El abogado es un profesional y como tal cuenta con una agenda planificada. Si llega diez minutos tarde posiblemente tenga diez minutos menos para hablar de su caso.

A lo largo de las entrevistas

  • Ante todo, sea franco y honesto. Mentirle al abogado perjudicial para si mismo.
  • Exponga su consulta de manera clara, concisa y concreta. Precise el asunto de su consulta a partir del principio. Tenga en cuenta que las consultas suelen estar limitadas en tiempo.
  • No omita datos porque considere que no tienen importancia o porque crea que podrían ser negativos para su caso. Muchas causas no llegan a buen puerto por esta razón.
  • No omita antecedentes por miedo a que se vuelvan públicos. Tenga en cuenta que la relación abogado-cliente se ampara en un código ético profesional que preserva el secreto profesional.
  • Deje que el abogado ejerza su ocupación. Él es quien mejor sabe descifrar la Ley y aplicarla a su asunto. Déjese asistir. No se deje influenciar por lo que le hayan comentado otros en situaciones similares o lo que haya visto en películas.
  • No se quede con preguntas de la reunión. Pregunte y reitere lo que no le quede claro: procesos, tácticas, estimación de duración y gastos del proceso, posibles consecuencias a largo plazo, etc.
  • Si empieza un proceso, pida un presupuesto escrito detallado.

Luego de las entrevistas

  • Cuando esté solo, analice la estrategia y las alternativas que el abogado le ha proporcionado. Repase todo lo conversado en la reunión y preguntese si cada una de sus dudas han sido aclaradas. Si no ese es el caso, no dude en preguntarle nuevamente.
  • Valore si el abogado le ha proporcionado no sólo las facilidades, sino también cada una de las dificultades que conlleva el desarrollo de su caso.

Pregunte por:

  • Derecho Penal: Libertades, Defensas en juicios criminales de todo tipo, Conducciones en estado de ebriedad, Robos, Hurtos, Fraudes.
  • Defensa en Familia: Divorcio, Pensión Alimenticia (Aumento, Rebaja y Cese), Visitas, Medidas de Protección, Cuidado personal, Adopción, Reclamación de Paternidad, Violencia Doméstica.
  • Defensa Civil: Contratos, Herencias, Testamentos, Posesiones Efectivas, Arriendo, Cambio de nombre, Tercerías, Interdicciones.
  • Defensa Laboral: Acoso, Fueros en general (maternal o sindical), Asesorías en negociaciones colectivas, Accidentes laborales, Despidos arbitrarios, No pago por servicios.
  • Defensa en Juzgado de Policía Local: Choques, (denuncias, defensas), Ley de protección al consumidor, Apelaciones, Problemas con vecinos de cualquier tipo.
  • Derecho Inmobiliario: Bienes raíces, compra, desarrollo y venta de edificios y proyectos inmobiliarios y hoteleros, créditos hipotecarios, financiamiento de ventas y leaseback.
  • Derecho Tributario: Impuestos.



Califica este Artículo:
0 / 5 (0 votos)




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *